Seleccionar página

Exiliado en el verso TOMOS I y II

Cuando mis manos acariciaron con torpeza y miedo la mejilla transparente de la palabra, Luis Alberto Costales ya había consumado los ritos y descifrado los secretos de esa bella dama que nos enamoraba a todos. Poeta formidable, atado con una cinta a la tierra y con otra a utopías fantásticas, se convirtió en Dios Ateneo al que rezábamos en silencio, al que admirábamos y seguimos admirando todos quienes no hemos renunciado a Ser…

Este libro es un aporte a la literatura nacional. Trabajado con la precisión de un alquimista, su poesía revela al lector que Luis Alberto Costales escribió con intensidad. Él, orfebre de la poesía, sus versos son joyas terminadas, que gracias a esta publicación conjunta entre la Matriz y el Núcleo de Chimborazo de la Casa de la Cultura, van a ser elemento vital de la buena historia que escribe desde quienes son la esencia vital de la Casa de Carrión: sus miembros.

Cuando muere un poeta a pesar de que las ciudades siguen con los mismos bullicios y los espacios tiempos parecen no sufrir desencanto alguno, se crea un abismo en la conciencia social que se vuelve cancerosa si las voluntades no se unen para retribuir a su memoria la dimensión de su palabra. Alguno de ustedes se imagina una ciudad de Riobamba en el siglo pasado sin Luis Alberto Costales, sin su talla de nigromante de los sentidos.

Él es parte de nuestra conciencia, él es parte de la dimensión trascendente de ser chimboracenses, de amar, morir y vivir en esta tierra.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *