Seleccionar página

XIMENA CÁRDENAS

En mis lienzos, el hombre viaja por la vida a la velocidad del tiempo para escanciar su sed insaciable de verdades.

Algunos encuentran el anhelado manantial en la ciencia, la técnica o el arte. Otros regresan al pasado en busca del hábitat de su espíritu. Sin embargo, sus vuelos no se detienen y, a veces, su ansiedad les oprime.

En instantes es el más feliz de todos los seres; y, en otros, el  hombre más triste de la creación. Su vida tiene la fugacidad de un ave, pero deja una estela permanente en el mundo del trabajo y de la tecnología. El hombre es un viajero incontenible y un eterno insatisfecho de la vida.

Ximena Cárdenas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.