Ayahuasca …El espíritu de la selva de PABLO NARVÁEZ

Pablo Narváez es un sueño de teclas vibrando en horizontes por descubrir, su vitalidad se ha plasmado en muchos trabajos discográficos entre los que se destacan: “Galápagos Sonidos y Silencios” y “Ayahuasca . . . El espíritu de la selva”, que en un genero New Age se meten en las fibras de quien al escuchar la música se transporta a dimensiones mágicas y de profunda paz.

“Galápagos Sonidos y Silencios”, Descubre a un creador distinto, el vibrar se ha convertido en agua, el piano se inicia en los ritos y misterios de la naturaleza, y se expresa en un tono de exhortación, de búsqueda de los equilibrios espirituales y de proyección de la belleza de las Islas Galápagos. La música de la nueva era (New Age) tiene en las manos de Pablo Luís esa eclosión de notas; y, cánticos de lobos marinos, pájaros y delfines, que marcan un mundo que todavía tiene esperanzas.
Los sonidos & silencios recreados desde el vibrar del artista, nos transportan a viajes imaginarios, circulares; y, se tributan a la energía desde las profundidades del mar, desde la belleza de lo ignoto y de la grandeza de un creador que es interprete de las mágicas armonías de las conchas, del viento silbando sinfonías en el agua. “Sonidos y Silencios” en su constante transmutación en las manos del Alfarero, en la evolución constante de la vida.

“Ayahuasca . . . El espíritu de la selva”, A través de los sonidos del piano, melodías sutiles se funden y entienden la armonía manifiesta de la naturaleza, en viento, lluvia, ríos, cascadas, flora, fauna y en todos los espíritus que se auto convocan a la melodía de la selva.

El hombre circular, cósmico, vibra desde las comunidades nativas completando esta sinfonía sin romper el equilibrio, sin destruir el sueño de mañanas, con sus cantos ancestrales, con sus ritos de ayahuasca, con los que se pasea entre los mundos, con los que trasmuta la muerte y la entiende en su verdadera dimensión.

En la partitura de la selva, el la música fundamental guardada en nuestros genes y esperanzas, esos hombre marcan el ritmo y palpitan en la misma intensidad de la tierra.

Querido lector le invitamos a escuchar la música de Pablo Narváez y a disfrutar de esa vitalidad de la naturaleza, recogida en notas, ecos y gesticulaciones bellas.

Tomado de la Palabra en Pie

  Compartir